El arte de la escritura creativa como psicoterapia infantil

Aunque las palabras serían lo que pensamos es el medio más efectivo de comunicación, muchos seres humanos no estamos conscientes del poder de ellas, mucho menos del poder curativo que pueden tener.

Ultimamente he leído mucho sobre el arte de escribir como psicoterapia. Leí un caso que me llegó mucho; puede ser que éste no sea lo más dramático o lo más emotivo, pero a mí, personalmente, me llevó a pensar mucho sobre la efectividad de la creatividad y de la escritura creativa como solución de algunos casos.

Cuando yo era niña, tenía miedo… no, en verdad no era miedo… era TERROR a dormir en mi propia habitación. Después de que  por fin me quedaba dormida porque mi papá me contaba un cuento o simplemente me tomaba de la mano, me despertaba en cuestión de minutos, y cuando percibía la obscuridad de la casa, sentía mi corazón latir desesperadamente, mi cuerpo se inmovilizaba, y mi creatividad empezaba a trabajar negativamente.

Muchos años después (hace pocos días), leo este caso clínico de un niño que sufre de algo parecido, y pienso: “¿por qué alguien no hizo esto conmigo?”.

“Tengo miedo a la oscuridad y no puedo dormir”, sollozó Casey, un niño de seis años de edad, cuyos temores a menudo le impiden ser capaz de dormir, incluso con la luz encendida. El terapeuta le pidió a Casey que imagine un amigo especial. La escritura creativa y la narración ayudaron a Casey a identificar sus sentimientos y empezar a crear estrategias de auto-relajación.

Casey creó un compañero especial cuyos temores eran más fuertes que los suyos (y escribió con ayuda del terapeuta):

“Un día, un hipopótamo 
me siguió a casa. 
 Lo mantuve a salvo 
en mi armario del dormitorio. Le gusta comerse
 mis zapatos de deporte y mis botas de nieve. A veces se canta a sí mismo 
 en la noche cuando está asustado. Canta tan bien 
que mantiene a los monstruos debajo de mi cama 
 tranquilos y felices. En un primer momento, mis padres me dijeron que no podía tenerlo, porque era demasiado grande. Yo les conté que me ayuda a dormir y estuvieron de acuerdo.”

La creación del hipopótamo como personaje llevó a los padres de Casey a ayudarlo a escribir una serie de cuentos y poemas acerca de hacer frente a una variedad de desafíos: un viaje por primera vez al dentista, diciendo adiós a un amigo que se había alejado, la enfermedad de un abuelo y la transición a un nuevo año escolar. Casey descubrió que dejar una radio encendida en la noche era muy útil para él. También añadió un hipopótamo de peluche a su colección de peluches que tenían un lugar especial en su cama. Dentro de un corto período de tiempo, Casey fue capaz de vencer sus temores nocturnos y reanudar un patrón normal de sueño.

(Tomado de  “National Association of Poetry Therapy”)

La creatividad tiene, por sí misma, el poder de llevarnos a lugares temerosos, pero también a lugares maravillosos. Si logramos canalizarla de manera positiva, y mucho más, si podemos escribirla sobre un papel que nos ayude a clarificar y organizar nuestras ideas, entonces el proceso psicoterapéutico puede ser muy efectivo.

No es solamente para algunos niños difícil el expresar sus sentimientos, los adolescentes (y es la mayoría) pasan por una etapa donde sus cuestionamientos sobre la vida se vuelven muy abstractos y no hay mejor cosa que clarificarlos y expresarlos. También puede suceder con adultos, quienes simplemente la comunicación no es su mayor fortaleza.

Son estas cosas las que me recuerdan cada día la efectividad de las Artes Expresivas como Psicoterapia.

Acerca de CarolinaLanas

Soy una mujer... y no con eso lo he dicho todo. Obtuve mi Licenciatura en Psicología en la Universidad San Francisco de Quito (Ecuador, mi país de origen). La curiosidad me llevó a probar varios campos en la industria laboral (de lo cual no me arrepiento porque he aprendido mucho... de la vida), hasta que el destino me llevó a donde tenía que estar: probando los procesos terapéuticos que causa (muchas veces sin saber) la creatividad. Soy fiel creyente de que la creatividad no es un don, es una cualidad innata. Recibí mi diplomado en Artes Expresivas como Psicoterapia en SDUIS (San Diego University for Integrative Studies) en California, y estoy por terminar mi maestría en el mismo campo. Y con todo esto, decidí que, ésta, mi pasión... la voy a compartir con todos los interesados. Disfruten!
Esta entrada fue publicada en Artes Expresivas y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s